La FUNDACIÓN DIARIO DE AVISOS promueve una expedición a Groenlandia para estudiar el cambio climático

El film sobre la expedición del DIARIO con tres científicos canarios a Groenlandia se estrenará en festivales de cine y será emitido por cadenas de televisión internacionales. DA

Una película narrará la proeza de tres investigadores canarios para concienciar sobre la agonía que sufre el planeta Tierra

*Por Montse Vázquez

Bajo el nombre de Expedición a Groenlandia. Viaje al Centro del Cambio Climático del Planeta, un proyecto de estudio y exploración impulsado por La FUNDACIÓN DIARIO DE AVISOS se convertirá en una herramienta de alto valor en la concienciación acerca de una situación que pone en peligro el mundo tal y como lo conocemos. Este espectacular viaje se difundirá a través de una película que, mediante impactantes imágenes y la experiencia en primera persona de los tres aventureros que la llevaron a cabo, pondrá la mirada en una realidad que ha dejado de ser un horizonte temible para constituir ya un presente que determinará nuestro futuro como especie. Esta iniciativa del DIARIO cobra realce coincidiendo estos días con la celebración en Glasgow de la Cumbre Climática COP26.

UN VIAJE HACIA LA CONCIENCIA COLECTIVA

Pedro Manuel Millán del Rosario, geógrafo, montañero y fotógrafo; Antonio Carlos López Perera, escalador y alpinista y Julio Alberto Pérez González son los tres expedicionarios que recorrieron los fiordos y montañas de Groenlandia. Los tres aventureros viven en estrecho contacto con la realidad del planeta. Montañeros con larga experiencia recorriendo cumbres y parajes a lo largo de todo el mundo encontraron en Groenlandia un destino de aventura que trascendía a lo meramente deportivo. A bordo de un velero tripulado por Vicente Castro, el viaje se configura como una observación armónica, respetuosa y silenciosa en el ecosistema de Groenlandia.

A lo largo de una travesía trazada para conseguir una perspectiva amplia de la situación real de Groenlandia, con relación a la situación de contaminación global, los expedicionarios navegaron hasta diferentes fiordos, casi salvajes aún, desde los que realizaron rutas de ascenso hasta las cotas más altas de los diferentes parajes. Ayudados con los medios más básicos, contando sobre todo con la experiencia de sus años como montañeros y escaladores, hicieron cumbre en algunos de los lugares más espectaculares de la tierra, documentando cada paso con las imágenes más hermosas e impactantes.

DEPORTE Y CIENCIA EN UN VIAJE DE DESCUBRIMIENTO

Desde la concienciación ambiental, la expedición se ha configurado como una oportunidad para trabajar en favor de la lucha contra la contaminación y el cambio climático. Con esta perspectiva, durante las rutas a pie, los montañeros realizaron una cuidadosa tarea de recogida de muestras en la nieve virgen de diferentes lugares estratégicos. Para ello, mediante geolocalización, señalaron los puntos de recolecta de muestras y, siguiendo las indicaciones de los científicos para la toma de nieve no superficial, almacenaron los testigos que darían respuestas a la situación de Groenlandia en cuanto a contaminación no detectable a simple vista. Esas muestras se enviaron a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, donde serían analizadas y examinadas para extraer las conclusiones oportunas. Pero, además de la visión científica de la expedición, el planteamiento, basado en el respeto a la naturaleza y el disfrute y valoración de los tesoros naturales del planeta, tiene en su faceta deportiva un valor añadido de alto impacto. El proyecto contempla, de manera muy destacada, la difusión de los valores de cuidado del medio natural que se adquieren a través de la realización de actividades deportivas al aire libre, en la montaña de manera particular. Un objetivo educativo que se suma a los que desde La Fundación DIARIO DE AVISOS se pretenden fomentar con este proyecto.

LA PELÍCULA: UNA INMERSIÓN REAL EN LA EXPEDICIÓN

La película que recoge este increíble viaje se ha convertido en la mejor herramienta para la concienciación medioambiental en general y, en concreto, en el ámbito del calentamiento global. Realizada de manera realista y directa, narra en primera persona la inmersión de los protagonistas en la realidad de una isla que permanece aún fuera del impacto de las grandes masas humanas y que, sin embargo, sufre también las consecuencias de las mismas. A través de su participación en festivales de cine temáticos relacionados con el clima, la naturaleza y el medio ambiente en distintos países, y de su exhibición en diferentes cadenas internacionales, La FUNDACIÓN DIARIO DE AVISOS convertirá el film en la mejor herramienta para la difusión del mensaje de concienciación medioambiental y de fomento de las actividades deportivas en la naturaleza, que este proyecto pretende poner en valor. A través de las hermosas imágenes y de la narración de los propios protagonistas Expedición a Groenlandia. Viaje al Centro del Cambio Climático es un viaje audiovisual hacia uno de los puntos clave en la salud del planeta.

GROENLANDIA, EL TERMÓMETRO DE LA TIERRA

El calentamiento global es, probablemente, la mayor amenaza medioambiental a la que la humanidad, en el transcurso de los siglos, se ha enfrentado. El aumento imparable de las temperaturas en el planeta se certifica con datos que constatan su incremento año tras año. Y uno de los barómetros más claros de sus efectos son las regiones árticas, en concreto, Groenlandia. La isla más grande del mundo, con un 85% de su territorio cubierto por hielo, se encuentra entre el océano Ártico y el océano Atlántico Norte, al noreste de Canadá y el noroeste de Islandia. Su especial estructura, con hielos que alcanzan los tres kilómetros de espesor en algunos lugares, la convierte en uno de los territorios más vulnerables al aumento de las temperaturas que ya causan una notable modificación de su paisaje, de sus condiciones ambientales e, incluso, de la forma de vida de sus pobladores. Si, en un escenario apocalíptico, todos sus hielos se derritieran, el nivel del mar en todo el mundo podría subir hasta siete metros, lo que supondría la inundación masiva de zonas costeras. Pero, si bien este panorama es algo distante aún, la realidad inmediata no está tan situada en el terreno de las posibilidades remotas. Desde 1990, la temperatura promedio ha aumentado en 1,8 grados centígrados en verano y 3 grados centígrados en invierno. Según estudios recientes, en verano de 2020 la ola de calor generó la tercera tasa de ablación (deshielo glaciar) más alta de la historia reciente, con 12 gigatoneladas perdidas cada día. Esta pérdida se suma a los cuatro billones de toneladas de hielo perdidas desde 2002. Como resultado, el incremento del nivel de los océanos ya es cuantificable, un indicativo de que estamos ante la inminencia de un punto sin retorno en Groenlandia, con inviernos más suaves que no parecen capaces de reintegrar suficientemente, el hielo perdido durante los meses cálidos.

POLÍTICAS DE PROTECCIÓN Y CAMBIO INSUFICIENTES

La concienciación se ha vuelto prioritaria, ya que se configuran como la forma de conseguir que el paradigma cambie y el horizonte se vuelva más esperanzador. Desde la acción individual hasta la intervención de los estados y estamentos a cargo de las decisiones fundamentales, la ruta hacia el cambio está clara. Sin embargo, los acuerdos del clima y las medidas acordadas para la reducción progresiva de los impactos que la forma actual de producción y consumo generan parecen quedarse cortos. Las concentraciones de gases invernadero en la atmósfera han alcanzado niveles sin precedentes, lo que se traduce en una condena de máximo rigor para el planeta según el informe de la ONU Unidos en la Ciencia, hecho público en la Asamblea General de la ONU, que se celebró en septiembre en Nueva York.

LOS DRAMÁTICOS PUNTOS SIN RETORNO

Las conclusiones del informe son desalentadoras: el aumento del nivel del mar no se detendrá, aunque se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

paradigma cambie y el horizonte se vuelva más esperanzador. Desde la acción individual hasta la intervención de los estados y estamentos a cargo de las decisiones fundamentales, la ruta hacia el cambio está clara. Sin embargo, los acuerdos del clima y las medidas acordadas para la reducción progresiva de los impactos que la forma actual de producción y consumo generan parecen quedarse cortos. Las concentraciones de gases invernadero en la atmósfera han alcanzado niveles sin precedentes, lo que se traduce en una condena de máximo rigor para el planeta según el informe de la ONU Unidos en la Ciencia, hecho público en la Asamblea General de la ONU, que se celebró en septiembre en Nueva York. LOS DRAMÁTICOS PUNTOS SIN RETORNO Las conclusiones del informe son desalentadoras: el aumento del nivel del mar no se detendrá, aunque se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.


Ir arriba